Aprender inglés sin salir de casa

El bilingüismo, un aliado para su futuro
11 marzo, 2020
Niños apenden inglés en casa
Cómo pueden los niños aprender inglés en casa
17 abril, 2020
Show all

Aprender inglés sin salir de casa

Actividades con niños para hacer en casa

 

Hoy en día, saber inglés es de vital importancia de cara al mundo laboral y a la época formativa. Durante la época estudiantil, será requisito indispensable para pasar ciertas materias o acceder a más de una beca o curso superior. En la laboral, es exigido para acceder a muchísimos puestos que no aceptan una persona con desconocimiento del idioma entre sus filas. Así que, es de vital importancia que nuestros hijos comiencen a estudiar inglés lo antes posible, y, a poder ser, que lo incorporen en su vida como otro aspecto más, para alcanzar el mayor nivel de la forma más fácil y natural, al igual que aprendieron su primera lengua.

Hay una serie de pautas y procesos que podemos seguir en casa para incorporar el inglés a la rutina de nuestros hijos, y que se convierta en algo que disfruten, y no en una asignatura obligatoria del colegio. A continuación os dejamos unas cuantas que esperamos os sean de ayuda con los más peques en esta tarea.

  1. Juegos en inglés. Incorporar el idioma a sus actividades lúdicas es una de las formas más ideales de que asocien este idioma con algo divertido y no les suponga una carga o sientan que están haciendo más deberes. Podéis enseñarles, por ejemplo, vocabulario utilizando sus juguetes favoritos. Desde una cocina de juguete, pasando por animales de plástico hasta coches o muñecas, la fuente de palabras que podéis sacar y enseñarles es infinita. Podéis intentar que os pidan esos juguetes con su palabra inglesa para que se los deis, o pensar en algún sistema de recompensas según la cantidad de juguetes que sean capaces de nombrar. El límite está en vuestra imaginación. Si preferís usar juegos específicos destinados a este fin, podéis leer este artículo del British Council en el que encontraréis varios juegos y su descripción. Todos divertidísimos y perfectos para poner en práctica en casa.
  2. Actividades en familia. Los juegos no son ni por asomo la única manera de divertirse aprendiendo. Podéis organizar infinidad de actividades en familia y llevarlas al terreno del inglés de forma bastante fácil. Todos tenemos en mente planes tan comunes como ver la televisión en inglés, utilizar películas etc. Pero tenemos muchas más posibilidades más allá de esto.
    -La música siempre es una gran aliada y podemos encontrar infinidad de canciones adaptadas al aprendizaje del idioma, o simplemente coger temas populares que a nuestros pequeños puedan resultar atractivos o que ya sepamos que les gustan. Podemos organizar sesiones de karaoke en casa para toda la familia, en la que sólo se puedan cantar canciones en inglés. Existen infinidad de programas de karaoke gratuitos que descargar en vuestros ordenadores, o podéis recurrir al famoso SingStar y sus decenas de ediciones.
    -Pero tampoco necesitamos recurrir a algo tan elaborado. ¿Y si pudiésemos sacar partido hasta a la más común de las rutinas del hogar? Desde la hora de la comida, pasando por darse una ducha o la hora de irse a la cama, podemos adaptar pequeñas partes de estas rutinas para sacar vocabulario, referirnos a ellas en inglés en vez de en español como algo habitual, o utilizarlas como hilo conductor hacia otras actividades. Para esto, también resulta tremendamente útil el uso de una babysitter nativa o bilingüe, que realice estas tareas con nuestros hijos pero siempre utilizando este segundo idioma. Si nuestros hijos saben que mientras esté la babysitter sólo tienen permitido hablar en inglés o por lo menos tienen que usarlo en la mayor medida posible (obviamente dentro de sus conocimientos, es normal que acudan a su lengua materna de forma habitual pero eso no es ningún problema y el niño acabará aprendiendo por repetición tras ser corregido), aceptarán el uso de palabras para referirse a estas rutinas sin prestar mucha resistencia. La clave está en normalizarlo y adaptarlo como parte de su rutina.
  3. Libros y cuentos. La lectura es algo que se debería fomentar desde bien temprano en cualquier niño. Si tenemos la suerte de que a nuestros hijos les guste leer o escuchar cuentos e historias, podremos incorporar también esta actividad a su aprendizaje del idioma. Empezar a incluir cuentos y libros en inglés puede ser tremendamente útil, ya que hay muchísimos ejemplares muy llamativos con los que pueden interactuar para aprender colores, animales, la hora, los días de la semana e infinidad de conceptos. Estos libros interactivos para los más pequeños parecerán otro juego más que el niño aceptará encantado. Y para los más grandes, podemos ir incorporando cuentos un poco más elaborados en los que empiecen a leer frases completas y así, ir trabajando un poco en la parte gramatical de forma gradual. Ayudarnos de las ilustraciones de estos libros con repeticiones de frases tan sencillas como “Where is the red car?” o “What colour is this?” , convertirán el aprender inglés en una actividad de coser y cantar para ellos. Y si sois de esas familias con mucho trabajo y poco tiempo libre, de nuevo podemos contratar a una babysitter que realice este tipo de actividades con los más pequeños.
Te sugerimos que leas también:  Benefits of Learning a Second Language

Como veis, no hace falta salir de casa para que nuestros hijos empiecen a familiarizarse con el inglés lo antes posible. La clave está en tener imaginación y dedicarles un ratito todos los días, para que lo adapten como rutina diaria. Siguiendo estas pautas, en poco tiempo podéis obtener infinidad de resultados, así que manos a la obra and let’s speak some English!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *