Aprender inglés fuera de casa y de clase

Aprender inglés sin salir de casa
Aprender inglés en casa
15 enero, 2019
Día de San Valentín con niños
San Valentín con niños
14 febrero, 2019
Show all

Aprender inglés fuera de casa y de clase

Aprender inglés fuera de casa y de clase

Hemos hablado en varias ocasiones sobre infinidad de actividades que realizar con nuestros pequeños en casa para que el inglés sea parte de su rutina y estén en constante contacto con él pero, sobre todo, que lo vean de manera lúdica y dinámica y no como otra obligación o tarea de clase. Pero esto no se reduce sólo a las cuatro paredes del hogar, podemos extrapolar estas actividades a lugares exteriores y transformar cualquier rutina o escapada en un momento perfecto para seguir reforzando y aprendiendo el idioma de forma divertida.

Ya sabemos lo extremadamente importante que es este idioma para el futuro escolar y laboral de nuestros hijos así que todo lo que podamos enfocar a la tarea de aprenderlo nos viene genial.
Aquí os dejamos unas cuantas ideas para que las pongáis en práctica y aprovechéis el tiempo con vuestros peques lo máximo posible, no sólo para disfrutar sino también para aprender.

 

Aprender inglés fuera de casa y de clase
 

Excursiones

Podemos plantear un sinfín de excursiones que nos permitirán incluir el inglés a lo largo de la actividad y sacarle el mayor rendimiento al que se preste.

  1. Viajes al zoo o a alguna granja escuela: ¿A qué niño no le gustan los animales? Será un día en el que lo pasarán en grande viendo a los diferentes animalitos que el recinto ofrezca y además, tenéis una oportunidad excelente de enseñarles y repasar infinidad de vocabulario relacionado con los propios animales o con todo lo que rodee a la actividad. Una idea es, si tenéis más de un niño, organizar una competición para ver cuál de ellos es capaz de nombrar o aprender la mayor cantidad de animales posibles. El premio puede ser cualquier cosa que se os ocurra, como un helado o un refresco. La cuestión es encontrar la clave que les motive y que convierta este proceso de aprendizaje en un rato divertido.
  • Museos: Esta actividad puede ser ideal para los que ya son un poquito más mayores, aunque tenemos infinidad de museos que se pueden adaptar a cualquier edad e interés que los pequeños tengan. Si vamos a algún museo de arte, podemos prepararles antes en casa, enseñándoles previamente fotos de algunos de los cuadros para que estos les resulten familiares. Elegiremos, por ejemplo, cuadros con una variedad de elementos que los pequeños puedan reconocer y enumerar, como comida, ropa o miembros de una familia. Intentaremos que nos nombren en inglés la mayor cantidad posible de elementos dentro de cada cuadro. Esta actividad es ideal para repasar vocabulario pero también para empezar a despertar su curiosidad por el arte, lo que nunca está de más.
  • Ferias y parques de atracciones. Otra actividad que puede ser muy útil además de divertidísima, son las ferias y los parques de atracciones. Las posibilidades en este tipo de recintos son infinitas. Tenemos puestos de comida de todas las clases, otros donde comprar todo tipo de merchandising, desde ropa hasta infinidad de juguetes, y tenemos todas las atracciones que el lugar ofrezca. Como veis, el vocabulario que poder aprender en estos lugares es inmenso. También podemos establecer ciertas reglas para practicar frases más complejas, como que si quieren ir al baño, beber agua, o quieren que se les compre algún tipo de recuerdo del sitio, tengan que hacerlo en inglés, con frases previamente acordadas y enseñadas para que puedan usarlas con soltura a lo largo de esta actividad.
Te sugerimos que leas también:  ¿Qué es mejor para mi familia: una niñera o una Au Pair?

Salidas rutinarias

No tenemos que organizar actividades especiales para este cometido. Cualquier actividad del día a día que hagamos en exterior, al igual que en casa, es fácilmente adaptable y podemos rápidamente convertirla en un momento de aprendizaje.

Por ejemplo, el ir al supermercado a hacer la compra. Además de todo el vocabulario relacionado con la comida, podemos practicar estructuras gramaticales como “How many / how much” o “There is / there are” a la hora de hacer la lista de la compra y ver lo que necesitamos, lo que no, y cuánto necesitamos de lo que vayamos a comprar. Esto también ayudará a repasar los números, las cantidades… podemos hasta hacer actividades relacionadas con los colores. En un supermercado grande, tenemos muchísimas opciones para aprovechar este rato.

Otro rato que podemos aprovechar es el camino al colegio, ya que encontraremos árboles, coches, casas, personas, tiendas… Podemos jugar al famoso juego de ver quién es capaz de retener más palabras tras añadir cada uno una en cada turno. Por ejemplo, puedes empezar tú diciendo “On my way to school, I can see a big tree.” El pequeño tendría que continuar con la misma frase y añadiendo un nuevo dato como “On my way to school, I can see a big tree, a red car…” y así hasta que uno de los dos falle y tengáis que comenzar de nuevo. Entretenido y educativo, seguro que les encanta coger la rutina de jugar a algo de camino a clase y ni siquiera se dan cuenta de todo lo que van aprendiendo en el proceso.

 

Estos son sólo unos cuantos ejemplos, pero seguro que de aquí sacáis aún más ideas y conseguís que el inglés llegue a formar parte de la vida de vuestros peques y de la vuestra de la forma m

Artículos relacionados

Te sugerimos que leas también:  Aprender inglés en casa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aula Inglés. Idiomas y experiencias.